Amantes de la Enseñanza

#0017 URGENCIA BIEN ENTENDIDA (Astrea)

  Generalmente cuando se suscita una urgencia, el modo de actuar «sancionado por la sociedad» es que «con todo derecho» te pongas a correr de un lado para otro, a gritar, a llorar o cualquier otro movimiento descontrolado del cuerpo actual. Y todos asentirán con la cabeza porque la persona «tiene DERECHO de comportarse así, fíjate nomás lo que le pasó». Ahora comparemos este critero «socialmente aceptado» con lo que nos dice a ese respecto la Señora ASTREA en «Luz de los Maestros Ascendidos:

……….Recuerden que cuando es menester hacer algo urgente, es entonces hora de aquietarse y dejar que el Gran Poder del Amor Divino desde la «Magna Presencia YO SOY» se vierta para armonizar su mundo. Luego, lo que ustedes pidan será hecho, sea a través de otros individuos en el mundo o a través de sus Llamados a la «Presencia». Pero si están agitados, resentidos, iracundos y angustiados, su mundo emocional estará tan perturbado que el Poder de la «Presencia», Sus Corrientes de Energía, no podrán fluir y salir a su mundo para realizar lo que se requiere. ¿Acaso no lo ven, Mis amados?

……….Es bien fácil de entender y poner bajo control y dominio, siempre y cuando se le preste atención a alguna de las cosas aparentemente chicas de la Vida. Las cosas pequeñas que la mayoría de las personas pasan por alto y que no consideran importantes, son precisamente las que conforman las grandes limitaciones y zozobras. Sólo una palabra pronunciada sin ningún tipo de vigilancia, quizás sin ninguna mala intención —otro la recoge y le añade la firme aseveración de un mal cometido.

……….De esta manera, se aumenta, se expande y crece hasta que una tragedia termina resultando de todo eso. Es así como las cosas pequeñas, inadvertidas al principio, avanzan y conforman un remolino. Tal es el caso en cada una de sus avocaciones en la Vida. De alguna manera, ustedes han permitido que estas cosas, a través del poder de su atención, alimenten su Vida en ellas para acosarlos, limitarlos y perturbarlos.