Amantes de la Enseñanza

#0033 ALTERNATIVA DE LIBRE ALBEDRÍO (Serapis Bey)

  El capítulo «Alternativas de Libre Albedrío» que el amado Maestro Ascendido SERAPIS BEY ofrece en su libro «Luz desde Luxor» es demasiado bueno para dejarlo pasar. Se los ofrezco sin más comentarios.

……….El estado de conciencia en el que funciona una persona es siempre el resultado de su propia selección y libre voluntad. Se podría comparar los estados de conciencia en este Universo con salones en un gran palacio, a los cuales el alma individual tiene acceso. Ésta, mediante el esfuerzo de selección voluntaria, puede abrir cualquier puerta y entrar libremente al medio ambiente de las diversas cámaras donde podrá disfrutar del lujo y la belleza de las Manifestaciones Divinas, o ser sometida a la sórdida incomodidad de las mazmorras. No hay nada ni nadie que le diga «NO!» en esta selección voluntaria. El Anfitrión del Palacio —que es el Gran Poder Divino— le da absoluta libertad para que escoja por sí misma las cualidades en las cuales habitará.

……….En el Plan Universal de Evolución, la conciencia más alta y más exquisita de la Divinidad (de la cual disfrutan los Seres Cósmicos que habitan alrededor del Foco que ustedes conocen como el GRAN SOL CENTRAL) está abierta y accesible a cada manifestación de vida que pertenece a este Universo. La conciencia de cada Maestro Ascendido es, así mismo, libre y está abierta para todo el que escoja entrar y habitar en ella. Igualmente, la conciencia de limitación, angustia, inarmonía y depravación humana puede ser visitada por cualquier parte de la vida. De allí que, debido a la hospitalidad de pensamientos y sentimientos que corresponden a la acción vibratoria de estos estados infelices del ser, uno puede sufrir los tormentos del infierno humano (o sea, la conciencia oscurecida del desespero humano).

……….El individuo tiene una conciencia que le pertenece, la cual es una pequeña parte del Todo, y por medio de la generación de pensamientos y sentimientos cada individuo se ata a sí mismo a la Más Alta Conciencia del Bien o a la más baja conciencia del mal, según la calificación particular de su energía. A través del poder mágico y místico dentro de su propio corazón, el individuo se sintoniza a ese estado particular de conciencia que él está generando en ese momento; y si sus pensamientos son devocionales y aspiran al Bien, su pequeña conciencia se convierte en un tirón magnético que lo eleva rápidamente dentro de la Gran Conciencia Universal a la cual aspira. Además, encontrará que su propia naturaleza devocional se expandirá por la tremenda emanación de la Conciencia Universal Crística, la cual está compuesta de su conocimiento de la Verdad como es expresada por todos los Seres Perfectos.

……….Por el contrario, si su conciencia individual genera angustias, limitación, condenación, crítica, juicio e inarmonía, de igual manera será atraído dentro de la gran masa de conciencia de estas cualidades, y su pequeño mundo individual será engullido por la presión de la masa de los pensamientos y sentimientos que él alimenta. Cada hombre escoge, en cada momento de su vida, la cámara (estado de conciencia) en que habita. En el curso del día la mayoría de los hombres corren a través de una serie de tales cámaras, pero sabio es aquél que recuerda siempre permanecer en el Centro Corazón de esas Gloriosas Cámaras Divinas, las cuales llenan el alma y el espíritu con Éxtasis Celestial.