Amantes de la Enseñanza

#0036 SIETE SUSTANCIAS A DESCARTAR (Saint Germain)

Una clase que siempre genera controversia (por la recalcitrancia del género humano a cambiar sus hábitos) es ésta de las Siete Sustancias a Descartar que nos ofrece el amado Maestro Ascendido SAINT GERMAIN en «La Mágica Presencia» (libro que, por cierto, contiene mucho más que el cuentito que muchos creen). Pongan especial atención a la fraseología utilizada por el Maestro, sobre todo que en ningun momento se habla de OBLIGACIÓN. Recuerden que el Sendero Espiritual no se puede transitar obligado o amenazado, y todo aquél (o aquéllo) que siquiera insinue que algo de que esto es «por obligación si quieres pertenecer al grupo de los elegidos»… pues estará hablando de o refiriéndose a algo distinto al Sendero de Retorno a la Casa del Padre. [tomado de «La Mágica Presencia»]

SIETE SUSTANCIAS A DESCARTAR
 

    Hay varias cosas que dejan una sustancia en el cerebro, la cual hay que despejar si es que la Plena Perfección de la ‘Magna Presencia YO SOY’ habrá de descargarse a través de la conciencia personal. En orden de importancia, estas cosas son: los narcóticos, el alcohol, la carne, el tabaco, el azúcar y la sal en exceso, y el café fuerte.      

Llegamos ahora al remedio para estas cosas, ya que Yo nunca haría que pusieran la atención sobre una consideración de imperfección sin mostrarles la Manera para trascenderla y reemplazarla por la Perfección producida armoniosamente. Quiero que ustedes caigan en la cuenta siempre de que todo aquello que necesite cambiarse en la experiencia física, se logrará invocando a la acción a su ‘Magna Presencia YO SOY’ a través de su mente y cuerpo, lo cual producirá siempre un resultado exento de sufrimiento o discordia de ninguna índole.

    La Manera de la Perfección —que es la Actividad de la ‘Presencia YO SOY’— nunca le exige nada al yo inferior… excepto que deje ir sus cadenas, sus discordias, sus limitaciones y sus sufrimientos; y este cambio siempre se produce armoniosamente y a través del Amor Divino.
     La manera de purificar la estructura cerebral y corpórea en el caso de que la personalidad haya estado introduciendo estas sustancias al cuerpo físico en el pasado, es invocar a tu ‘Magna Presencia YO SOY’ para que vierta a través de tu mente y cuerpo Su Llama Violeta Consumidora, utilizando la siguiente Afirmación:     

    ‘¡Magna Presencia YO SOY! ¡Flamea a través de mí Tu Llama Consumidora del Amor Divino! ¡Saca de mí este deseo; aniquila su causa y efecto pasado, presente y futuro, y remplázalo por Tu Plenitud, Tu perfecta Satisfacción, y sostén allí Tu Dominio Total por siempre!'»