Amantes de la Enseñanza

#0054 ATENCIÓN AL PÉNDULO (Serapis Bey)

  No deja de maravillarme cómo el flujo y reflujo de la Instrucción crea situaciones que se resuelven a sí mismas mediante el dharma, mediante la misma Enseñanza de los Maestros Ascendidos. Una bendita «Amante de La Enseñanza» me decía: «Quisiera mantener mi atención sobre la Presencia YO SOY, pero, ¿cómo lograrlo?»; y segundos después, el amado Maestro Ascendido SERAPIS BEY (en el primer Discurso que dio a los buscadores occidentales de la Luz, el 23 de Enero de 1938, que aparece en el libro «Luz de los Maestros Ascendidos»), entre las muchas cosas interesantes que plantea, nos ofrece el siguiente escenario.

……….Hoy por hoy, la humanidad tiene la oportunidad de invocar a la acción, el Poder que es Inteligencia Infinita —el cual soluciona todos los problemas a través del Poder de Amor Divino y Justicia Divina que son permanentes. ¡No hay logro conseguido a la fuerza que tenga cualidad de permanencia! Hoy tienen ustedes la oportunidad y la habilidad de invocar este Infinito Poder de Luz, para que asuma el comando de América y Su pueblo; para darle Protección a América, y darle a su gente, Protección, Libertad y Liberación. Luego, tendrá lugar la Liberación permanente y la descarga de todo lo que todos necesitan utilizar en la octava humana —y en perfecto equilibrio para todos. Esto es lo que el género humano ha buscado durante miles y miles de años. Los hombres han buscado algo que les diera el equilibrio de todas las actividades y cualidades en la humanidad; pero nadie puede sostenerlo sin el Conocimiento de esta Presencia, su «Poderoso YO SOY». No hay manera de lograrlo sin eso.

……….Ustedes Estudiantes todavía no se dan cuenta plenamente de que en su aceptación de su «Presencia» y en la armonía en sus sentimientos, rápidamente podrían barrer y expulsar de sus mundos toda cosa discordante y limitante con una velocidad que les sorprendería. ¿Por qué no lo han hecho? Pues, porque están permitiendo que su atención sea constantemente atraída al mundo de la experiencia humana. A pesar de sí mismos, su atención va de aquí para allá, navegando sobre la creación humana. En tanto que repose allí, estarán ustedes carentes de la Perfección de la «Presencia» —lo cual esta Instrucción pretende lograr: Mantener su atención allí lo suficientemente firme hasta que la apariencia humana, la cual oscila todo el tiempo como un péndulo, no pueda atraer más su atención.

……….Si Yo colgara un péndulo en este salón y lo pusiera en movimiento, ¿cuántos de ustedes no lo mirarían? Me aventuro a decir que quizás no lleguen a media docena los aquí presentes que no se volverían involuntariamente a ver el péndulo oscilante. Esa es la razón, amados Míos, de por qué deben ser lo suficientemente firmes como para compeler su atención a permanecer allí donde la ponen.