Amantes de la Enseñanza

#0055 TERROR POR SUMINSTRO FINANCIERO (Serapis Bey)

  Creo que de todas las razones que llevan a las personas a buscar o entrar a la Enseñanza Metafísica, la de falta de dinero debe estar de primera (y si no, andará entre los primeros lugares). Es más, aún a discípulos que tienen rato en la Enseñanza se les oye ocasionalmente quejarse de que «no les alcanza». A tal grado llegan algunos a maliterprertar la Enseñanza (por no hablar de falta de fe) que llegan a dizque aplicar la Energía descargada en una clase o servicio para luego ir a comprar billetes de lotería… aduciendo que el Suministro Divino puede venir por muchos canales. («no califiquen la energía», exhortó el MaháChohán en el libro «Electrones»). Con este preámbulo, podrán entender quizás el júbilo que sentí al encontrarme con lo que, a este respecto, dice el amado Maestro Ascendido SERAPIS BEY en su primer discurso a Occidente en miles de años (23 de Enero de 1938) que aparece en «Luz de los Maestros Ascendidos». Observen cómo el Maestro explica la teoría y de una vez salta a la práctica.

……….¿Quieren que les diga algo que va a sorprenderlos? A los seres humanos, a título individual, los aterra tremendamente el suministro de dinero. ¿Saben que esto es lo más fácil que hay en el mundo entero? ¿Acaso no saben que el flujo natural de su Corriente de Vida, de no interrumpírsele, de hecho produciría el suministro de dinero en sus manos que ustedes necesitan utilizar cada día? ¡En verdad que lo haría!

……….Entonces, ¿por qué no lo hace o no lo ha hecho? Pues, debido a sus constantes interrupciones de esta Corriente de Vida mediante la discordia en sus sentimientos. ¡Por eso!

……….Yo digo que el suministro de dinero que ustedes requieren utilizar es y debería ser la parte más fácil de su logro; pero si su cartera comienza a adelgazarse y no tienen mucho cambio en su bolsillo, entonces, ¡oh, un tremendo miedo los embarga inmediatamente! Esas cuentas sobre la mesa en casa, viéndolos de frente, están diciéndoles: «¿Cómo vas a pagarme?» Entonces, sucumben ustedes a la sugestión, cuando, cuando si pudieran levantarse en el Poder de su «Presencia» y decir: «¡A mí tú no me hablas así! ¡»Magna Presencia YO SOY«, encárgate de esas cuentas! ¡Vela por que sean pagadas mediante el Poder del Amor Divino, y mantén mi agitación humana alejada de ellas!», no tienen idea de cuán rápido serían pagadas.

……….¿Acaso no ven, Amados Míos, que la única razón de que existan problemas o de que se acumulen las cuentas, se debe a la perturbación y agitación de ustedes? Estos sentimientos no permiten que el suficiente Poder de la «Presencia» pase sin ser molestado o interrumpido, para producir las condiciones que rápidamente generarían el suministro requerido.

……….Esa es la única razón de que no lo tengan. Ustedes piensan que la culpa la tienen personas, lugares o situaciones. Oh, Amados Míos, borren eso de sus mentes, por favor, si quieren ser libres. No hay ser humano en la creación que pueda interferir con ustedes en cuanto al suministro de dinero y de todo lo demás que requieren, cuando ustedes se levantan en unicidad con su «Presencia» y mantienen su atención allí. Rehusen aceptar que la apariencia del Mundo que transpira discordia y limitaciones humanas, tiene poder alguno.

……….lLos Mensajeros le han implorado a la humanidad que rehuse aceptar las apariencias del mundo; sin embargo, no ha podido hacerlo. Amados Míos, ¿tratarán ustedes de hacer esto?

……….Nosotros tenemos que ayudarlos a ustedes a alcanzar la Victoria. Ahora, permítannos vigorizarlos para que lo hagan. Oh, no vacilen ya más. Entren a la Ley de la Vida, déjenla asumir Su Dominio y suspendan toda vacilación humana. Mis Preciosos, con este Poder Divino y Presencia, la Inteligencia y el Poder del Universo palpitando en sus corazones y moviendo sus cuerpos de un lado al otro, entonces no hay nada de la creación humana que pueda interferir con la Vertida de la «Presencia» para producirlo en su mundo. Es imposible que ustedes fracasen en esto.

……….Asuman esa postura y díganle a toda apariencia humana: «¡No vuelvas a atreverte a mantenerme en tu esclavitud! ¡Con mi «Presencia de Dios», yo despedazaré todo lo que se ha acumulado en mí! ¡De ahora en adelante, avanzaré libre de toda limitación humana!» Debemos desbaratar este poder de creación humana que ha mantenido a la humanidad sometida a su esclavitud.—.