Amantes de la Enseñanza

#0077 DÍA DE MAYO (Saint Germain)

  Al ser hoy 1º de Mayo del año 2000, día en el Amado Maestro  Ascendido SAINT GERMAIN alcanzó la Victoria de Su Ascensión en la Luz, he considerado apropiado compartir con ustedes esta selección del Discurso dado por el Maestro el 1º de Mayo de 1958, el cual aparece en «Diario de El Puente a la Libertad- Saint Germain, Vol. 2». Que les sirva esta selección para unirse a todos aquellos que hoy celebramos uno de los días más gloriosos del calendario: La Ascensión de la Liberación a la Luz de Dios que nunca falla.

……….Tal cual ustedes saben, Mis Amados, hoy es el «Día de Mayo». Esas palabras -«Día de Mayo» [May Day]– significan personalmente mucho para Mí ya que, aún cuando era niño, Mi madre siempre apartaba ese día para Mí como una especie de día festivo tanto para ella como para Mí. Nicolás y Lady Bacon (en cuyo hogar y familia pasé los primeros años de Mi vida) siempre me vestían con gran meticulosidad para este día, a menudo colocando una capa violeta alrededor de Mis hombros (a veces de terciopelo o, si hacía mucho calor para eso, de algún bello material más liviano). Recuerdo pasármela pensando acerca del día siguiente toda la noche anterior, de la misma manera que sus niños sueñan acerca del día de Navidad durante la Nochebuena. Luego, el «Día de Mayo», Mi propia madre y yo íbamos a un bello bosque a caminar sin apuro, a conversar y a recoger violetas; y, como norma general, disfrutábamos del sentimiento de la íntima compañía que se Me negaba durante el resto del año.

……….Luego, mucho tiempo después (pero también en un día de Mayo), Me despedí de toda encarnación futura sobre esta dulce Tierra, cuando finalmente acepté la plena Victoria de Mi Ascensión. Recuerdo ese día muy bien -la dulce fragancia de las flores en el jardín de aquella casa en Transilvania, que entraba con la brisa por la ventana abierta del salón en que Me encontraba. Recuerdo bien experimentar la sensación que se siente cuando uno está obligado a dejar una tarea incompleta. Verán: en aquel tiempo, Mi Utopía era tan solo un libro; Mis sueños habían quedado escritos en las líneas de las obras de teatro Shakesperianas y en los corazones de algunos pocos estudiantes fieles. De no haber sido porque Mis Superiores consideraron sensato que Yo ascendiera en ese momento, Me parece que no hubiera dejado la Tierra en aquel entonces con Mi Visión todavía sin realizar. Sin embargo, con amorosa obediencia a Su gran sabiduría, lo hice.

……….Les estoy definitivamente agradecido, Mis fieles estudiantes que han encarnado una y otra vez desde aquel entonces, llevando esa Visión dentro de sus propias conciencias, y esforzándose por hacerla real y tangible aquí -práctica- en este mundo de la forma. El establecimiento de la realidad de esta Visión se está dando primero aquí en su bello Estados Unidos de América, el cual fue gestado y traído a la forma mediante la cooperación amorosa de Mis fieles estudiantes y Yo. Se expandirá y expandirá hasta que sea una cuestión mundial -una gran LIBERACIÓN ESPIRITUAL sin consideración de nacionalidad, creencia religiosa ni color, considerando únicamente la Luz dentro de los corazones de todos los seres humanos, Luz la cual se está esforzando por iluminar sus almas.

……….Nos estamos aproximando al día en que la Hermandad Mundial será comprendida por completo, como una actividad que eleva el alma al punto en que el Cristo individualizado de cada uno se exterioriza por la expansión de la Inmortal Llama Triple de Verdad Eterna a través de esa alma y se manifiesta externamente. En esta Nueva Era en la que ahora hemos entrado, cada corriente de vida -prescindiendo de color, credo o status individual- ¡exteriorizará ese Santo Ser Crístico!